Mis Vivencias

Hola soy José Mª:

En primer lugar quiero darle un saludo a este pedazo de hermandad “Santo Entierro y Virgen de las Angustias”.

En esta carta voy a contar como vivo yo la Semana Santa con mi hermandad y como la vivía hace años, porque a pesar de mi juventud, son muchos los que llevo perteneciendo a ella.

La primera vez que salí en procesión con la hermandad tenía tan solo cinco años. Yo pertenecía a la banda de música cuando todavía la indumentaria era túnica negra y capa blanca. Llevaba una corneta pero de adorno porque apenas tenía fuerza para que saliera un solo pitido. Después comencé a tocar un tambor. Viví el cambio de trajes de la banda y el cambio a “Agrupación musical” y pertenecí a ella hasta el año que se deshizo (2001). Aquellos años eran muy bonitos y los recuerdo con mucho cariño, ya que en la banda vivíamos muchas cosas como: certámenes, dentro y fuera del pueblo (recuerdo como un gran día un certamen en Pedrera), e incluso fuimos a tocar a una procesión a Aguilar.

A partir de aquí he estado saliendo en la procesión vestido de nazareno.

Desde pequeño cuando la procesión salía me emocionaba y se me saltaban las lágrimas, sobre todo en las levantadas cuando el capataz daba la orden. Me fijaba mucho en la música y en los pasos. Siempre he querido ayudar pero me decían que era muy pequeño (aunque lo que si hacía, y aun sigo haciendo, porque me gusta, es repartir la cera a los hermanos en sus casas unos días antes de la procesión) y que lo haría cuando fuera mayor. Así ha sido, porque ahora pertenezco a la junta directiva y ayudo a organizar como va a ser la procesión y cual va a ser la función de cada uno.

A la hora de salir la procesión me pongo muy nervioso. Siempre voy al lado de Nuestra Señora marcando el paso y una vez que termina la procesión abrazo a los costaleros por su buen trabajo.

Un saludo a todos.

José María Ruz Jiménez